25/6/15

Natalia Astrain analiza el ‘caso Quereda’

Fuente: Eduard Omedes
El descontento de las chicas se ha destapado ahora, pero no es ninguna sorpresa. Hace mucho tiempo que se sabe, pero nunca había tenido la repercusión mediática que merecía y todo quedaba tapado. Quiero que quede claro que no se trata de una pataleta de las chicas tras la eliminación del Mundial sino que es un lastre que viene de lejos. Es una queja argumentada y viene en el momento idóneo, con la atención y la visibilidad que comporta haber disputado un Mundial. Las jugadoras saben que es el momento idóneo de levantar la alfombra.

Sé cómo trabaja Nacho. Lo sé de primera mano porque cuando yo era seleccionadora de Navarra, me llamó en una ocasión para ocupar su lugar. Era el año 2000. Nacho entonces era coordinador de todas las selecciones femeninas. La Absoluta jugaba un torneo en Holanda el mismo día que la Sub’18 jugaba un partido clasificatorio para el Europeo en Cádiz y me pidió que lo sustituyera. Me dijo: ‘Haz lo que quieras. No nos vamos a clasificar”. Pero sí, nos clasificamos.

Ésa era su manera de trabajar entonces y no creo que haya cambiado mucho. Las jugadoras no han visto ni un vídeo de los rivales, ni uno, no han tenido apenas preparación, han llegado con el tiempo justo y además se quejan del trato recibido. No hay mucho más que decir. Ya se sabía de antes. Si te quejabas, eras persona non-grata. No volvías a ser convocada. Que le pregunten a Laura del Río (Washington Spirit), una jugadora a la que dijeron que si iba a Estados Unidos, no sería convocada porque ¿quién iba a pagar los viajes? O antes, a las hermanas Bakero o a la gran Mari Mar Prieto, un auténtica pionera que llegó a jugar en Japón. También ellas escribieron cartas contra Quereda y quedó todo tapado.

Se tapaba el descontento para poder mantener el pequeño cortijo en que se ha convertido el fútbol femenino español. Quereda está muy acomodado, siempre seguro en su cargo. Él lo maneja todo y nadie se entera de lo que pasa. Y si alguien le lleva la contraria, la ‘mata’. Siempre ha sido así. La pelota ahora está en el tejado de laFederación.

Es un tema complicado por el inmovilismo que ha mostrado siempre esta entidad, pero ¿qué alternativa le queda? ¿no convocar a ninguna de las 23 jugadoras a partir de ahora?

Fuente: Natalia Astrain